Sitio convencionado

Skype Me™!

Documentos italianos destinados al extranjero

Para los documentos emitidos por autoridades italianas destinados al extranjero es importante saber que:

 

Los documentos necesitan ser firmados por personas que tengan la firma depositada para la legalización. Por lo tanto es fundamental informar, al momento de la solicitud del mismo, que el documento está destinado al extranjero y será legalizado. ¡No todas las personas tienen la firma depositada!

 

Antes de entregar el documento al traductor, es necesario legalizarlo. La legalización se realiza en la Gobernación Civil (Prefettura). La Gobernación Civil legaliza, por ejemplo, certificados de residencia, actas de nacimiento, y demás documentos emitidos por entes estatales.

 

La legalización de los actos firmados por Escribanos, Funcionarios de Secretaría Judicial y otras oficinas Judiciales son de competencia de la Procura de la Repubblica (fiscalía general del estado). Por este motivo es importante solicitar, por ejemplo a su escribano, que legalice el documento ante la fiscalía general correspondiente a la localidad del Colegio donde resulta inscrito.

 

Esta legalización sirve a certificar la validez de los documentos. Sin ella, no son válidos fuera del territorio italiano. Generalmente se hace por medio de la Apostilla para aquellos países que han adherido a la Convención de la Aja. Aquellos países que no han firmado dicho acuerdo, por ejemplo Cuba, necesitan que se proceda con una legalización diferente que, de todas formas, no implica cambios en el modo de proceder del solicitante.

 

Una vez que haya legalizado el documento, puede presentarlo al traductor.

 

A este punto, se une la traducción al documento original (o copia certificada) y el traductor reliza "l'asseverazione" (juramento), lo que significa que jurará el texto que ha traducido. Se obtiene de esta manera una “Traducción Jurada”.  Pero el documento no está terminado, necesita una segunda legalización.

Esta segunda legalización, la realiza el traductor en Italia, y tiene por objeto legalizar la firma de la persona que ha tomado su juramento. Lleva 3 días hábiles desde la presentación hasta el retiro del documento. A este punto, con la doble legalización, el original traducido está en condiciones de ser presentado en el país extranjero.

 

Si respeta este procedimiento podrá evitar tener que dirigirse a la autoridad consular extranjera presente en el territorio italiano. Los documentos así compuestos pueden ser directamente presentados en el extranjero.

 

Si necesita más de una copia del documento, puede obtener las copias certificadas del original dirigiéndose al Municipio de residencia entre la primer legalización y la traducción. De esta forma será presente también en la traducción el sello de conformidad de la copia. Podrá también conservar el original para eventuales trámites futuros sin comprometer la validez del documento traducido, jurado y legalizado.