Ciudadanía italiana ius sanguinis:

Lo que tiene que saber sobre las traducciones antes de armar su carpeta

Existen dos formas de tramitar la ciudadanía italiana: a través del consulado italiano (para los residentes en el exterior, es decir, fuera del territorio italiano) o bien directamente en Italia (para los residentes en el territorio italiano).
 

Para solicitar la ciudadanía italiana a través del consulado, por ejemplo para un ciudadano argentino, éste deberá dirigirse al consulado italiano que le corresponde según su domicilio. Para los argentinos, puede ser el consulado de Córdoba, Buenos Aires, Morón, etc. En este caso, se deberá pedir un turno y presentar toda la documentación legalizada y traducida al italiano por traductor matriculado en el colegio de traductores. Las páginas web de los diferentes consulados italianos proporcionan toda la información necesaria al respecto.

 

Para solicitar la ciudadanía directamente en Italia, el único requisito es que todos los documentos que no sean italianos, es decir, aquellos redactados en español (por ejemplo, partidas de nacimiento, casamiento y defunción argentinas) estén legalizados con Apostilla.

 

La legalización con Apostilla hace que los documentos presentados en los países que adhieren al Convenio de la Haya sean válidos sin tener que pasar a través del Consulado.

 

Por tanto, una vez que tenga todas las partidas y certificados necesarios (por ejemplo el certificado de no naturalización de la Cámara Electoral) apostillados, el traductor italiano podrá realizar las traducciones y jurarlas ante los Tribunales italianos (traduzione asseverata). De esta forma las mismas adquirirán valor legal en todo el territorio nacional y estarán listas para su presentación.

 

El paso siguiente será presentar la solicitud de reconocimiento de la ciudadanía italiana al Alcalde (sindaco) del pueblo donde haya fijado su residencia.

 

 

 

Consideraciones importantes:

Declaración de presencia (Dichiarazione di presenza):

Esta declaración se hace cuando el sello del pasaporte es anterior al ingreso en el territorio italiano. Caso típico: una persona viaja con un vuelo Buenos Aires - Madrid y permanece en el territorio español 45 días para luego quedarse en Italia. Para poder gozar de los 90 días de permiso como turista, hay que presentar la declaración de presencia ante la oficina de la Questura italiana competente para que el plazo se cuente desde el ingreso en el territorio italiano y no desde que la persona entró en España.

 

 

Declaración de hospitalidad (Dichiarazione di ospitalità):

Esta declaración se hace cuando el ciudadano extranjero no cuenta con un contrato de alquiler de una vivienda sino que es hospedado por otra persona (supongamos por ejemplo un amigo). La legislación italiana dispone que quien hospede a un ciudadano extranjero lo declare a las autoridades de la Policía Local competente (Comando di Polizia Municipale). Esta declaración tutela principalmente a quien brinda hospedaje pero también es útil para fijar residencia en Italia cuando el extranjero no posee un contrato de alquiler de su demora.

 

Ciudadanía Italiana por matrimonio y otros motivos

 

En la página web de la Prefettura (Gobernación Civil), órgano encargado de recibir las solicitudes de Ciudadanía Italiana, están presentes los formularios necesarios para poder presentar la misma. Se recomienda visitar la página web de la Gobernación Civil competente según la propia residencia.

http://www.prefettura.it/